sexta-feira, 18 de Junho de 2010

  • INAMOVIBLE ADIÓS
¡Adiós bello cuerpo de oro!
Recorro todos los tomos del mundo
y de del corazón de Adonay
buscando por la tarde milagros
y destinos de improviso enamorados.

Todo está inmóvil y sereno
como la aurora de los tiempos
y el beso que se hunde al hueso de la luz
y de los cielos de los dioses desnudos.

Todo es un montón de sueños,
un mar de bendición y de hambre de todo.

¿Te Hace falta algo, sueño?
Tengo en mi pecho el umbral de tu naturaleza ajena
y sé que es un amante burócrata y infiel
como son los buenos amantes
los que traen en sus manos la eternidad
y son en el amor barbaros como las putas de la calle.

¡Adiós bello cuerpo de oro!
No eres un sueño, eres el sueño y todo.
--- Virgílio Rodrigues Brandão

Sem comentários: