sexta-feira, 25 de dezembro de 2009

  • EL DISCÍPULO
Tu lenguaje, Señor, es muy sencillo,
mas no así el de tus discípulos
que hablan en tu nombre.
Yo comprendo la voz de tus alas
y el silencio de tus árboles.
.
Comprendo la escritura de tus estrellas
con que nos explicas el cielo.
Comprendo la líquida redacción de tus ríos
y el idioma soñador del humo,
en donde se evaporan
los sueños de los hombres.
.
Yo entiendo, Señor, tu mundo,
que la luz nos describe cada día
con su tenue voz.
.
Y beso en la luz la orilla de tu manto.
El viento pasa enumerando
tus flores y tus piedras.
.
Y yo, de rodillas,
te toco en la piedra y en la flor.
A veces pego mi oído
al corazón de la noche
para oír el eco de tu corazón.
.
Tu lenguaje es sencillo, mas no así
el de tus discípulos que hablan en tu nombre.
Pero yo te comprendo, Señor.

4 comentários:

Joshua disse...

Regalo de Navidad...é assim que se diz, mas tu sabes isso,...no entanto se me quiseres dar um "regalo de natal" não digo que não. Este meu grandioso espírito ecuménico!
:D
Abracinhos

Virgílio Brandão disse...

Espero que tenhas gostado deste... apela ao teu ecumenismo! Que é bem melhor do que o do Rev. Moon...
:-)

Joshua disse...

Essa do Rev. Moon fez-me recordar o Irmão Joaquim por quem tenho tanta simpatia...se o vires dá-lhe um beijo meu!
lol

Virgílio Brandão disse...

Lol!
És terrível...
:-)