quinta-feira, 31 de Dezembro de 2009

  • VIII

    Abeja blanca zumbas —ebria de miel— en mi alma
    y te tuerces en lentas espirales de humo.

    Soy el desesperado, la palabra sin ecos,
    el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.

    Ultima amarra, cruje en ti mi ansiedad última.
    En mi tierra desierta eres la última rosa.

    Ah silenciosa!
    Cierra tus ojos profundos. Allí aletea la noche.

    Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa.
    Tienes ojos profundos donde la noche alea.

    Frescos brazos de flor y regazo de rosa.
    Se parecen tus senos a los caracoles blancos.
    Ha venido a dormirse en tu vientre una mariposa de sombra.

    Ah silenciosa!

    He aquí la soledad de donde estás ausente.
    Llueve. El viento del mar caza errantes gaviotas.

    El agua anda descalza por las calles mojadas.
    De aquel árbol se quejan, como enfermos, las hojas.

    Abeja blanca, ausente, aún zumbas en mi alma.
    Revives en el tiempo, delgada y silenciosa.

    Ah silenciosa!
    ------- Pablo Neruda

Sem comentários: